Alquiler de pisos, ¿es un buen momento?

El alquiler es más rentable que la compra cuando representa el 50% de la cuota hipotecaria media

Hasta hace muy poco para la gran mayoría vivir de alquiler era una alternativa casi impensable, un estilo de vida que chocaba con la cultura de la propiedad, tan sumamente arraigada en España. Pero sí una opción real y natural ligada a estudiantes, y profesionales que se encontraban fuera de su lugar de origen. Los argumentos de los contrarios a esta práctica giraban en torno a que alquilar era algo parecido a invertir en saco roto, ya que la vivienda por la que se pagaba una renta nunca llegaría a ser suya. Pero, si uno se pone a echar cuentas, con un préstamo hipotecario de 50 años a las espaldas y con un baile de números cada vez que llega su revisión, ¿en qué momento la vivienda llega a ser de quien paga la letra? Y lo cierto es que, según los expertos, el alquiler es más rentable que la compra de una casa cuando representa el 50% de la cuota hipotecaria media

 

En pleno boom inmobiliario, cuando las condiciones financieras eran propicias para adquirir propiedades, en vez de alquilarlas, muy pocos ciudadanos optaban por convertirse en inquilinos. El del alquiler era, según Paloma Taltavull, directora de Estudios Inmobiliarios de la Universidad de Alicante, un mercado muy pequeño, que fue absorbido en gran parte por la llegada progresiva de inmigrantes.

El Ministerio de Vivienda estima que el número de propiedades alquiladas en España es de 1.791.475, de las cuales, casi el 25% se han arrendado en los últimos dos años. La época parece coincidir con los primeros síntomas de una crisis inmobiliaria que hoy en día es toda una realidad. Y lo es tanto, que las cifras han dado un vuelco con respecto a años anteriores. Según el Consejo General de Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, antes de la hecatombe del ladrillo algo más del 75% de las visitas que se realizaban se hacían en busca de un piso que comprar, frente a un escaso 20% destinado al alquiler. En este momento, las operaciones de arrendamiento alcanzan casi el 80% y el porcentaje restante es el de compraventa. Un gran número de propietarios de estas viviendas son personas que acaban de recibir una nueva pero se han visto obligadas a alquilar su antigua casa ante la imposibilidad de venderla, asegura Germán Navarro, portavoz del Consejo. Es una solución para salir del paso, “ya que con la renta que les pagan los inquilinos pueden hacer frente a las mensualidades de la hipoteca”, según el experto.

Las operaciones de arrendamiento alcanzan casi el 80% y el porcentaje restante es el de compraventa

El punto de vista del propietario

Cuando un propietario se encuentra en apuros, y con la incertidumbre de no saber en qué momento vendrán tiempos mejores, lo último que se plantea es si destinar su vivienda al alquiler le será rentable a largo plazo; lo que prefiere es asegurarse la entrada de un activo mensual. Sin embargo, no es tarea fácil conseguir rentabilizar una vivienda vacía. Supongamos que uno de estos propietarios decide alquilar su casa, que ha intentado vender sin éxito por 212.000 euros, y pide a los inquilinos una renta mensual de 800 euros. Al término del año, no habrá rentabilizado ni un 1%, cuando lo aconsejable es llegar al 5% o al 6%, según señala Oscar Martínez Solozábal, presidente de la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios (APEI).

Pero las cuestiones económicas no son las únicas que frenan a una gran cantidad de propietarios que, pese a la crisis, se niegan a alquilar sus viviendas. Gran parte desconfía de esta práctica, ya que ven la figura del inquilino como una fuente de conflictos. Para que los propietarios se decanten por el alquiler se debe producir un gran cambio en la legislación que lo regula, “porque en estos momentos los arrendadores están indefensos”, declara Martínez Solozábal, quien aboga por copiar el modelo normativo que en este ámbito emplean los ingleses.

Ventajas para los arrendadores

A diferencia de los anglosajones, que en caso de impagos o demoras en las rentas utilizan con una gran celeridad los mecanismos de desahucio, los propietarios españoles que se encuentran en esta misma situación deben hacer frente a un proceso largo y que se dilata mucho en el tiempo. No obstante, el pasado mes de agosto el Consejo de Ministros aprobó un Anteproyecto de Ley de Medidas, que adopta una serie de cambios en la Ley de Enjuiciamiento Civil para dar más agilidad e imprimir más eficacia a las causas. De este modo, se prevé que las reclamaciones por impago de rentas, que hasta ahora se decidían en juicio ordinario, pasen a resolverse en juicio verbal, más sencillo y rápido que el anterior.

Si el inquilino es menor de 35 años, las ganancias del arrendador por el alquiler quedan exentas de tributación

El Ministerio de Vivienda ha impulsado además una serie de ventajas que benefician a los propietarios. En primer lugar, con la nueva Ley de IRPF, los arrendadores podrán deducirse en sus declaraciones de la renta hasta un cien por cien de los ingresos que reciban del alquiler, siempre que el inquilino sea menor de 35 años; si es mayor, tendrán una exención fiscal del 50% sobre el rendimiento neto obtenido. El Plan Estatal de Vivienda también ofrece ayudas económicas de hasta 6.000 euros para aquellos propietarios que decidan poner sus viviendas en alquiler por un mínimo de cinco años; en este caso, la vivienda debe ser libre, desocupada y desligada de cualquier actividad económica o profesional del propietario.

Por Rosa Cuevas – Consumer

Deja un comentario