Disminuyen los desahucios en Gijon

Los juzgados de Primera Instancia de Gijón acogen cada semana del año una media de ocho juicios por impago del alquiler, tanto de pisos como de locales de negocio. Es decir, ocho propietarios de la ciudad se enfrentan a los inquilinos que, normalmente desde hace meses, no les pagan el alquiler. Y lo hacen, en principio, para desahuciarles, porque el cobro de las mensualidades atrasadas es otro capítulo. Esto significa que este año finalizará con unos 410 juicios por este motivo.
Son muchos, pero son menos que hace unos años. En 2003, por ejemplo, la media era de diez juicios a la semana. Y el ejercicio pasado finalizó con más de 430 juicios por desahucio. A pesar de que la actual situación económica pudiera hacer pensar que los problemas serían mayores, lo cierto es que, al menos por el momento, eso no es lo que reflejan los datos. Parece que los inquilinos, en Gijón, siguen pagando. Lo que al parecer sí comienza a notarse es que han aumentado los juicios relacionados con el alquiler de locales comerciales, más que con las viviendas. Porque son los negocios los que parecen estar sufriendo más la crisis.
Pero, ¿por qué en los pisos no hay más problemas? Partiendo de la base de que siempre va a haber casos de inquilinos que no puedan pagar la renta en algún momento, quienes conocen la situación apuntan varios motivos. En primer lugar, que en estos momentos es difícil que alguien sin posibilidades económicas pueda llegar a alquilar una vivienda, por las elevadas garantías que los propietarios piden. Muy pocos son los que hoy en día no firman un contrato de arrendamiento.
Un vínculo que exige la presentación de la nómina, depositar un mes de fianza o dos en el caso de que la vivienda esté amueblada (la ley permite solicitar bastantes más mensualidades) y aportar, como mínimo, un fiador, porque «con uno bueno detrás, el 99% cumple». Incluso se puede llegar a pedir aval bancario. Por lo tanto, «si no das el listón mínimo, no alquilas», dice Fernando Álvarez García, abogado y administrador de fincas con muchos años de experiencia en el sector.
A eso se suman, dicen los expertos, las ayudas que existen en estos momentos para el alquiler, tanto desde el Principado como desde la Empresa Municipal de la Vivienda, por ejemplo. Y Fernando Álvarez aún apunta otra cuestión: «La renta media de los pisos en Gijón no ha crecido tanto en los últimos años» y ahora se sitúa, según las informaciones que maneja, en unos 450 euros al mes. Eso ayuda a que «la gente cumpla». En cambio, en el sector de los locales el incremento ha sido más cuantioso.
En cuanto al tiempo necesario para desahuciar a un inquilino moroso, en Gijón se sitúa en cuatro meses, muy lejos del año y medio que puede llegar a estar en trámites judiciales un dueño en una ciudad como Madrid.
O.Esteban comerciodigital

Deja un comentario