Los embargos de bancos dan trabajo a los cerrajeros

 
José Corujo lleva toda la vida siendo cerrajero. Comenzó hace 15 años con su padre y desde entonces ya no ha dejado la profesión. Lo que más le gusta de su trabajo es el trato con la gente y espera que su hijo, que ahora tiene 2 años, prosiga con la tradición familiar. Entre tanto, su empresa Cerrajería Corujo presta el servicio las 24 horas del día.
 
-¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?
-El trato con la gente. Siempre procuro pasármelo bien mientras trabajo. También procuro ayudar a la gente, porque te llaman muchas personas con todo tipo de problemas. Llevo muchos años trabajando con la policía y ya conoces a muchos agentes, son muchos años.
 
-En su colaboración con la Policía habrá vivido momentos desagradables…
-Muchas veces tienes que abrir viviendas para sacar a gente fallecida o gente mayor que desgraciadamente vive sola y se cae. También he visto esquizofrénicos que querían quemar sus casas y gente muy agresiva. Es la peor parte del trabajo.
 
-¿Con la crisis tienen más trabajo?
-Sí, sobre todo se notan muchos más embargos de los bancos en pisos y naves industriales, y también muchos robos. Hace un año veías que los ladrones eran pocos y sobre todo bandas organizadas del este. Ahora, la gente se queda sin trabajo y hace lo que sea para subsistir.
 
-¿Hay mucha competencia en el negocio?
-Cuando empezamos éramos cuatro, ahora hay mucha más competencia. Yo tengo más de 100 clientes fijos. Todo gracias a que hemos mantenido unos precios razonables. Cobramos unos 60 euros por abrir una puerta a cualquier hora del día.
 
-¿Y esa fama que tienen los cerrajeros de cobrar mucho?
-Eso es porque hay autónomos que trabajan para otras empresas y claro tienen que cobrar el doble. Algunos hasta 400 euros, pero no todos somos iguales.
 
Fuente: elcomerciodigital.com
 
 
cerrajeria Sytec en Gijón

Una Respuesta a “Los embargos de bancos dan trabajo a los cerrajeros”

  1. Un testimonio muy interesante. Los cerrajeros, al igual que muchas otras profesiones recogen historias. Y luego compartirlas con sus nietos.

Deja un comentario