Se evitará los derribos de inmuebles donde haya conflictos con los inquilinos

El edil de Urbanismo, Pedro Sanjurjo, no ha querido dejar sin respuesta la denuncia del popular Pedro Muñiz sobre la situación de los inquilinos del número 20 de la calle Avilés. El edil popular aseguraba hace unos días que el Ayuntamiento apoyaba el derribo de un edificio catalogado y dejaba en situación precaria a sus inquilinos. Sanjurjo echaba ayer mano a cuatro años de documentación administrativa para desmentir al integrante del grupo de la oposición. Según los datos presentados por Sanjurjo, en dos ocasiones el área de Urbanismo rechazó la petición de una constructora para derribar ese edificio y construir uno nuevo. La primera negativa lleva la firma de Jesús Morales y la segunda, la del actual responsable de la concejalía. A la reiterada negativa municipal al derribo se sumó hace unos meses el hecho de que este inmueble se incluyera dentro del nuevo catálogo urbanístico, lo que limita aún más sus opciones de transformación.

Pero más allá del caso puntual del inmueble de la calle Avilés (similar al ocurrido en los últimos bloques de Marqués de San Esteban, donde también se frenó el proyecto de una constructora) el edil socialista quiso dejar claro que el Ayuntamiento «no autorizará derribos de edificios donde haya conflictos entre la propiedad y los inquilinos. Si no hay un acuerdo entre ambos no se favorecerá ninguna demolición». En el caso del número 20 de la calle Avilés, si el acuerdo se alcanza algún día la gran limitación es que su grado de protección en el catálogo exigirá a la constructora el mantenimiento de la fachada.

R.V lne.es

Deja un comentario